La mayoría de los niños temen la visita al médico y normalmente todo lo relacionado con consultas sanitarias u hospitales. Pero padres y doctores pueden ayudarles gracias a ciertos recursos psicológicos.

Visitar al médico no suele ser algo agradable, supone una amenaza para su bienestar, ya sea por el recuerdo de anteriores visitas, porque lo asocian al dolor, porque algunas pruebas médicas conllevan la separación de los padres, por la intranquilidad ante los extraños, por el miedo a las inyecciones. El caso es que no son pocos los que sufren lo que se conoce como “miedo a la bata blanca“.

Desde LegaIntegra queremos contaros claves para evitar el miedo antes, durante y después de la consulta médica.

  • No le engañes: es mejor que él lo sepa para que no se lleve una ingrata sorpresa, con dos o tres días de antelación es suficiente.
  • Responde a sus dudas: te preguntará si le dolerá lo que le van a hacer y mostrará miedo ante lo desconocido. Por eso, es bueno informarse previamente de las pruebas que le efectuarán, y tratar de explicárselas con un lenguaje y un nivel de detalle apropiado a su edad. No le engañes diciéndole que no le va a doler, intenta decirle que va a ser algo rápido.
  • Responde a sus dudas: te preguntará si le dolerá lo que le van a hacer y mostrará miedo ante lo desconocido. Por eso, es bueno informarse previamente de las pruebas que le efectuarán, y tratar de explicárselas con un lenguaje y un nivel de detalle apropiado a su edad. No le engañes diciéndole que no le va a doler, intenta decirle que va a ser algo rápido.
  • Destaca lo positivo del pediatra: cuéntale que el médico le curará y que gracias a él no le dolerá la tripa, que le mirará la garganta con una sorprendente luz, y que al acabar le dará una golosina, por ejemplo. Además, si le hablas del médico por su nombre de pila, le resultará más familiar y amigable.
  • Sé ejemplo de tranquilidad: si nosotros nos mostramos inquietos y temerosos ante la visita al médico, se lo trasladaremos a ellos. Así que si te dan miedo las agujas, o te pones nervioso con lo que le puedan hacer a tu pequeño, mejor recurre a otra persona para que le acompañe.
  • Háblale continuamente: mientras el doctor esté reconociendo al niño, háblale, tócale, acaríciale, y distráele en la medida de lo posible y cuando acabe el reconocimiento y sea posible cógele en brazos el dolor se sobrelleva mejor con cariño.
  • Destaca su buen comportamiento: al finalizar, dile lo bien que se ha portado, lo que le ayudará a aplicarlo la próxima vez. En cambio, si se enfada o llora, procura no regañarle demasiado, también es bueno que se desahogue.

Si quieres saber más información siguenos en nuestras redes Facebook, Instagram, Twitter.

Gestoría asesoría en leganes grupo em gestión Inmobiliarias en leganés grupo em Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Quórum 2000 Construcción Empresas de Mantenimiento y Limpiezas en Madrid CB Villa de Leganés LGN Noticias LGN Ocio LGN Radio QDR Comunicacion
Abrir chat